Hacerse una web

Es difícil ser tu propio cliente,  te haces trampas, incumples tus plazos y el que no te pagues lo hace todo más difícil. En nuestro caso el plazo de ejecución ha sido vergonzante, más de un año desde que decidimos renovar nuestra cara online.

  En casa del herrero, cuchillo de palo.

Algunas empresas de diseño optan por encargar su propia imagen a otro estudio, una visión desde fuera para sacarte las vergüenzas, y las virtudes. Nuestro primer paso fue poner a Fernando Guijar al frente, pero Fernando es de la familia y acabamos por hacerle trampas también a él, no obstante muchas de sus aportaciones han llegado al final.

Una tentación es intentar epatar, programar efectos sorprendentes,  maquetaciones complejas, presentar un repertorio de “esto sabemos hacer”, sin embargo tras el primer impulso hicimos el esfuerzo de tratarnos como a cualquier otro cliente, analizar qué queremos decir y decirlo de la forma más simple y directa posible. En el apartado técnico nos apoyamos en wordpress, un entorno en el que nos encontramos cómodos y nos simplifica trabajar en equipo y actualizar, pero evitamos la tentación de sobrecargarla con recursos y plugins para una carga rápida y eficaz.

  Y, a todo esto, ¿qué queríamos decir?, si te lo estás preguntando es que no lo hemos hecho del todo bien, deja de leer y echa un vistazo a la web. ¿Ya?.

 ¿Hemos transmitido que somos una empresa de diseño gráfico y diseño web?, ¿que tenemos veinte años de experiencia?, ¿que hemos hecho trabajos e todo tipo para clientes grandes, pequeños y medianos?, ¿tienes claro lo que sabemos hacer y cómo lo hacemos?  y sobre todo ¿se entiende que queremos seguir trabajando, aprendiendo, trabajando y trabajando?, ¿se entiende que estaríamos encantados de que fueses nuestro ciente?

 Espero que sí, pero si no fuese así solo nos quedaría continuar trabajando, es lo que hacemos.